Consejos para cuidar tu sonrisa en tu trabajo

02.07.2018

Habitualmente solemos limitar nuestra higiene dental a la mañana y a la noche. Para quienes trabajan se hace más difícil cuidar su boca durante la jornada laboral. Pero curiosamente, las horas en que pasamos por alto la higiene dental, se trata de cuanto más consumimos alimentos, y muchos de ellos contienen azúcares que pueden incrementar la frecuencia de aparición de caries y otras enfermedades bucodentales.


No te olvides del cepillo en el trabajo...

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la caries es una enfermedad muy generalizada, llegando a afectar casi a la totalidad de la población.

Uno de los factores más determinantes en la afectación dentaria de la caries es el grado de limpieza bucal. Por ello, es muy importante que no olvides realizar tu cepillado durante la jornada laboral. La razón es porque la mayoría de la ingesta diaria la haces en las horas centrales del día, y es cuando tus dientes necesitan un mayor cuidado.

  • Lleva contigo siempre un cepillo y pasta de dientes. No olvides lavarte los dientes, al menos, después de la comida o ingesta.
  • Añádelo a tu rutina laboral habitual para que no suponga un esfuerzo.
  • Prueba con estuche de viajes, que son más prácticos y contienen todo lo necesario en un neceser más reducido.

Cambia tus hábitos de cepillado

Para conseguir mantener sana tu sonrisa también durante la jornada laboral te aconsejamos que modifiques alguno de tus hábitos.

  • Disminuye el consumo de tabaco. Sabemos que el estrés del trabajo puede hacer que fumes mayor cantidad de cigarrillos. Pero tienes que recordar que la nicotina y los compuestos asociados pueden oscurecer los dientes e incrementar el riesgo de enfermedades de encías y de cáncer oral.
  • No bebas café en exceso: Otro de los excitantes que usamos durante nuestras duras jornadas laborales suele ser el café. Esta bebida puede también provocar manchas en los dientes y si además le añades una gran cantidad de azúcar puede favorecer la aparición de caries. No dudes en lavarte los dientes después del café habitual de media mañana.
  • Intenta no "picar": Los alimentos que nos encantan para ayudarnos durante el día suelen ser azucarados. Las golosinas típicas que comemos entre horas pueden afectar directamente a la aparición de caries, porque tienen un alto contenido en azúcares y porque casi nunca nos lavamos los dientes después de su ingesta. Además, acostumbrarnos a realizar sólo 5 comidas al día es un hábito muy saludable que asociado a una higiene dental ayudará a mantener nuestra sonrisa prevenida de caries.
  • Tampoco te muerdas las uñas ni otros elementos como lápices o bolígrafos, porque además del deterioro o fractura de tus dientes, puedes incurrir en infecciones bucales.

Sabemos de la importancia de la higiene dental y por ello intenta que esté presente en tu vida diaria, incluso durante la jornada laboral. Recuerda que muchas veces te pasas la mayor parte del día en el trabajo, así que cuida tus dientes con estos sencillos consejos. 

La caries dental es el proceso más frecuente de las 291 enfermedades más comunes en el mundo. Según el 'Atlas de la Salud Bucodental', la mayoría de los factores de riesgo que la producen son evitables, como la ingesta excesiva de azúcar.

Así, la reducción del ataque ácido del esmalte dental puede llevarse a cabo a través de una disminución de la ingesta azúcar, cuyo consumo mundial se ha triplicado en los últimos 50 años. «El consumo de azúcar altera los niveles de bacterias presentes en la boca, las cuales convierten el azúcar en ácido, desmineralizando el esmalte de los dientes. Los episodios repetidos de ingesta de azúcar durante todo el día aumentan la frecuencia de los ataques ácidos y el riesgo de desarrollar caries dental. Además, el consumo excesivo de azúcar se relaciona con el sobrepeso y obesidad, los cuales son factores de riesgo importantes para las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, entre otros», explica Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas. Si la caries no se trata, ésta alcanzará a la pulpa (nervio del diente), produciendo dolor. Además, una caries no tratada puede provocar infección en otros órganos del cuerpo (corazón, riñón...), y provocar la pérdida del diente. Por este motivo, se recomienda acudir a revisiones periódicas al dentista y así detectar de forma precoz la caries y otras patologías.

El consumo de azúcar altera los niveles de bacterias presentes en la boca, lo que convierte el azúcar en ácido que desmineraliza el esmalte de los dientes.

Para poner freno a esta creciente epidemia de caries y otras enfermedades, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda limitar el consumo diario de azúcares libres, así como garantizar un etiquetado de los alimentos transparente para el consumidor y proporcionar pautas de nutrición simplificadas, incluido el consumo de azúcar, para promover una alimentación saludable.

Según datos de la OMS, cada año mueren cerca de 2,8 millones de personas a nivel mundial a causa de la obesidad y el sobrepeso.

Directrices OMS

Las directrices de la OMS del 2015 recomiendan que la ingesta diaria de azúcares libres se limite a menos de 50 gramos, tanto en adultos como en niños. Una mayor reducción a 25 gramos aportaría beneficios adicionales y ayudaría a minimizar los riesgos para la salud (incluido el de caries dental) a lo largo de la vida.

En este sentido, el Consejo General de Dentistas recuerda que seguir una dieta sana y equilibrada desde la infancia, baja en azúcar, sal y grasas, y alta en frutas y verduras, evitando el consumo de bebidas carbonatadas y las comidas entre horas, reduce las enfermedades bucodentales y contribuye a una buena salud general. Asimismo, insiste en la importancia de cepillarse los dientes con pasta dentífrica fluorada, como mínimo, dos veces al día, y el uso de seda dental o cepillo interdental para mantener una buena higiene bucodental.